30/11/14. Junqueira tiene una ruta especial.

grupo 301114

Salida de Junqueira en busca de la Horta del Vinagre
Salida de Junqueira en busca de la Horta del Vinagre.
Pasando junto a todo tipo de corrales y huertos.
Pasando junto a todo tipo de corrales y huertos.

La semana anterior había llovido y el campo estaba perfecto para disfrutarlo.

Ese último día de Noviembre de 2014 quedamos un nutrido y diverso grupo de plomilleros en acercarnos a la localidad de Junqueira para desde allí trazar una ruta circular que llevara su nombre.
Junqueira está muy cerca, en la primera salida de la autovía hacia Odeleite y no tenía una ruta propia, era hora de subsanar esa carencia.

Pequeñas cascadas de pequeños riachulelos nos salen al paso.
Pequeñas cascadas de pequeños riachuelos nos salen al paso.
Los senderos conservaban los charcos de días anteriores.
Los senderos conservaban los charcos de días anteriores.

Salimos a las 10 y veinte de la mañana por la carretera de Azinhal buscando el camino de la Horta del Vinagre, en el asfalto confluían las veteranas marcas del camino de santiago con las más recientes del GR15. Torcimos a la derecha y avanzamos por el camino de los huertos, un tramo junto a todo tipo de rústicas infraestraestructuras, pasamos junto a una pequeña cascada que emitía un precioso sonido y que Juanlu se recreó en grabar en su cámara de video.

Los caminos estaban salpicados por charcos, la temperatura

Aparece el guadiana al fondo.
Aparece el guadiana al fondo.
y llegamos al "Recodo del Pirata"
y llegamos al “Recodo del Pirata”

era ideal y el ritmo de avance el óptimo. Buscábamos el  Guadiana para remontarlo por el sendero fluvial que lo acompaña. Tras superar una pequeña cuesta vimos aparecer al fondo el inmenso río con el puente internacional al fondo.

Seguimos adelante y llegamos al “Recodo del pirata”, un acantilado que es inundado por las mareas dejando totalmente enfangado el sendero que lo bordea.

Cada uno lo cruzó como pudo teniendo sumo cuidado en no

Por arriba o por abajo, dos formas de pasar el recodo.
Por arriba o por abajo, dos formas de pasar el recodo.
Fango a tope.
Fango a tope.

resbalar. Pero no acabó ahí el fango, el recodo fue más bien la puerta de entrada a un largo sendero totalmente anegado por la fuerte marea y las recientes lluvias.

Para avanzar por él tuvimos que ir alternando el pisar las zaperas de los bordes o tirar directamente por el campo contiguo infestado de matorral.

Así recorrimos unos cientos de metros hasta que el camino se apartó un poco de la orilla y nos hizo subir a una pequeña

Llegando a la casa abandonada.
Llegando a la casa abandonada.
Y ahora un poquito de "prado" a través.
Y ahora un poquito de “prado” a través.

construcción abandonada. Allí reagrupamos y el Jefe mandó bordearla para por un camino regresar a sendero de la orilla del río, pero el camino no existía, se había equivocado así que nos lanzamos “prado a través” a seguir la dirección que nos indicó. Cada uno trazó su propia ruta y al rato tras cruzar varias acequias y campo llenos de margaritas y tréboles no volvimos a encontrar en otra edificación semiderruida de las que existen en la zona.

Parecía que ahora sabíamos donde ya estábamos así que

De la casa de nuevo al rio.
De la casa de nuevo al rio.
Bautizo de un plomillero, bienvenido Pulgar.
Bautizo de un plomillero, bienvenido Pulgar.

descendimos la loma y tras cruzar un riachuelo dimos con un pozo con cuya agua bautizamos al novato de la jornada oficiando el sacramento Paco Botello ante la presencia de los altos cargos del Plomillazo.

Tras descansar un momento, llevábamos casi 10 kilómetros andados, iniciamos un nuevo sector de nuestro recorrido por un ancho carril en continua ascensión que tras 3 kilómetros nos condujo a las afueras de Azinhal. Nos volvimos a juntar y cuando vimos que todos estábamos localizados entramos en

Ya en Azinhal posando junto a las señales del nuevo GR15.
Ya en Azinhal posando junto a las señales del nuevo GR15.
Descanso en el Atasnuo´s bar.
Descanso en el Atasnuo´s bar.

el pueblo en busca del Bar del Atasnúo para proceder a lo habitual.

En el bar echamos un buen rato dando cuenta de nuestros bocadillos y viandas. Hacía hambre eran las 1 y media de la tarde y el sol hacía agradable la estancia en la terraza. Repuestos del todo reemprendimos la marcha siendo las 2 y cuarto de la tarde. Iniciábamos el camino de vuelta.

Salimos por la carretera nacional y tras recorrer un kilómetro

Carretera de salida de Azinhal.
Carretera de salida de Azinhal.
Y tomamos el camino de la noria.
Y tomamos el camino de la noria.

dejamos el alquitrán para tomar un camino de tierra cuando alcanzamos una noria.

Desde ahí nos hicimos otro kilómetro con ciertos desniveles pero siempre atentos a atinar con una bifurcación que nos debía llevar a un camino nuevo para nuestro grupo de senderismo. Dimos con él y comprobamos como ese camino

transitaba paralelo al sendero de la Horta del Vinagre que aparecía 120 metros por debajo de nosotros.

Segunda sorpresa: El cruce de la acequia.
Segunda sorpresa: El cruce de la acequia.
Primera sorpresa de la vuelta: El cortafuegos.
Primera sorpresa de la vuelta: La bajada del cortafuegos.

Para llegar a él atajamos por un cortafuegos con una pendiente negativa del 35% y con un piso irregular lleno de gravilla suelta y lajas de pizarra.

Nos lanzamos abajo a tumba abierta, en ciertos puntos alguien puso su culo en el suelo para no resbalar y despeñarse. Uno a uno fuimos llegando a la base de la montaña siendo retratados por la cámara de Paco Botello (ver album de fotos).

Una vez juntos, el Jefe mandó tomar un camino inédito que según él atravesaba el huertos y nos debía llevar hasta la otra banda del cauce del rio Beliche que es el que divide y riega la

Antes de llegar a Montes Castellanos.
Antes de llegar a Montes Castellanos.
Fin de camino en Junqueira.
Fin de camino en Junqueira.

Horta del Vinagre. Tras avanzar entre frutales llegamos a la acequia que llevaba mucha más agua de lo normal por lo que pisando en un piedra a mitad del cauce y dándonos apoyo unos a otros logramos pasar no sin mojarnos los zapatos. Otras opciones encontraron Tony Riego, que se descalzó directamente para pasar el rio o Tere Mirabent que hizo lo mismo pero con los zapatos puestos.

Ya solo tocaba dar con la carretera del Beliche y dajarla para llegar hasta la aldea de Montes Castellanos tras subir una dura cuesta por un camino de tierra.

Y después tras atinar con algunos desvíos bajamos para

Fin de ruta. Tras más de 6 horas caminata ya apetecía volver a casa sin más compromisos.
Fin de ruta. Tras más de 6 horas caminata ya apetecía volver a casa sin más compromisos.

entrar en Junqueira alcanzando nuestros coches justo por detrás por donde habíamos partido casi siete horas antes.

Habíamos completado un total de 18 kilómetros que habían tenido de todo. Completita y divertida ruta para Junqueira que ya tiene su circular.

Llegamos cansado y sin ganas de la última cerveza, volver a casita era la mejor opción para acabar bien el día.
Sin más compromisos nos despedimos y nos deseamos volver a encontrarnos en otra ocasión.

 

Aquí más fotos:

https://www.facebook.com/media/set/?set=oa.908231142528053&type=1

 

y aquí la ruta en wikiloc:

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8377335

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s