19-9-14. ¡¡Mira qué cosas mais lindas!!

1239690_702255443184709_8602012263576996286_n

Las cuatro "spice girls" de la ruta.
Las cuatro “spice girls” de la ruta.

El pasado 19 de septiembre de este 2014, nos volvimos a reencontrar un grupo totalmente diverso de plomilleros y plomilleras de eso que de vez en cuando de juntan sin saber por qué y que terminan hermanados por la aventura.

Entre las asistentes estaban un grupito de 4 adolescentes (María, Lucia, Clara y María) que demostraron que nuestras rutas, aun teniendo algunas dificultades, son aptas para cualquier persona que tenga VOLUNTAD de andar.

Salimos de Alta Mora, por las indicaciones del PR4 y descendimos hasta el seco cauce del rio Beliche, desde ahí subimos una cuestecita que no llevó hasta una carretera que seguimos cuesta arriba hasta que al llegar a lo más alto tomamos un carril de tierra a la derecha que tras un descenso nos hizo entrar en la aldea de Pego dos Negros donde dimos rienda a nuestra condición hispánica y logramos surtirnos de unas exquisitas uvas que brotaban de sus huertos.

Tras hacernos la foto de rigor en el cartel de “Pego dos Negros” salimos de este pueblo por una carreterita que inmediatamente abandonamos para coger otro sendero a la derecha que tras hacernos pasar junto a cañizales y preciosos árboles no dejó en un

Momento "España es asín"
Momento “España es asín”
Descenso a los infiennos.
Descenso a los infiennos.

punto en que no había continuación.

Nos reagrupamos y el jefe indicó la dirección a seguir advirtiendo de la proximidad de un barranco. Así que varios adelantados del grupo se pusieron al frente para encontrar los pasos más seguros.

Tras subir una fuerte pendiente infestada por jaras nos dimos de bruces con una ladera con una fortísima pendiente que se acentuaba a medida que descendíamos. Poco a poco, ayudandonos unos a otros llegamos hasta el lecho del río en que la ladera terminaba. Una vez allí nos tomamos un respiro y recuperamos agua antes de seguir adelante por el único sitio posible, un ladera cuesta arriba de un pendiente brutal.

Y ahora ascenso al Ciello.
Y ahora ascenso al Ciello.
¡¡Y ella no quería!!
¡¡Y ella no quería!!

Una vez arriba vimos muy cerca el pueblecito al que teníamos que llegar y tras varias discusiones sobre cual era el camino adecuado, se volvió a bajar la montaña para llegar a un carril ya conocido de ocasiones anteriores al que Paco Botello e Ilde llegaron por un atajo más sencillo. Nos volvimos a reagrupar y caminamos hasta Fontainhas do Pego dos Negros donde paramos para comer algo y descansar después de los toboganes vividos campo a través. No llevábamos no 6 kilómetros y ya habíamos sufrido de lo lindo.

Tras 15 minutos de descanso, arrancamos volviendo a bajar y subir un carril que nos devolvió de nuevo a la carretera que enlaza Cortelha con Alta Mora.

 

Momento pose.
Momento pose.
Momento lago.
Momento lago.

Seguimos la carretera atentos al desvío que teníamos que coger a la izquierda para regresar ya a Alta Mora. Era un camino que nunca habíamos pisado, uno de esos tramos inéditos que siempre estranamos en cada ruta y que la hacen irrepetible. El desvío apareció e iniciamos un largo descenso hasta el rio Beliche que Juan Carlos se atrevió a hacerlo corriendo sin caerse de boca. Una vez abajo del todo, nos volvimos a juntar y logramos atinar tras cruzar unos cañaverales con el cauce del río que en uno de sus recodos todavía conservaba una poza de agua.

Avanzando por el lecho rocoso dimos con una señal del PR que conducía de vuelta a Alta Mora por lo que ya anocheciendo afrontamos los dos últimos kilómetros de ruta en una larga continua cuesta arriba que no se hizo tan

Regreso cuesta arriba con la noche a cuestas.
Regreso cuesta arriba con la noche a cuestas.
Recompensa merecida por los sufrimientos vividos.
Recompensa merecida por los sufrimientos vividos.

dura porque ya había desaparecido el calor.

Poco a poco, cada uno a su ritmo,  fuimos alcanzando la localidad de Alta Mora donde siempre se atragantan sus últimos metros de carretera cuesta arriba pero se siente un gran alivio cuando nos topamos de frente con nuestros coches que habíamos dejado cuatro horas antes y más alegría da ver que el bar estaba abierto.

Como siempre entramos en él, saludamos a su dueña y nos pedimos las birras y refrescos oportunos sacando los últimos bocadillos de nuestras mochilas.Tras un buen rato de risas montamos en los coches y regresamos a Isla Cristina con  la misión cumplida.

Albums de fotos:

https://www.facebook.com/media/set/?set=oa.865564653461369&type=1

https://www.facebook.com/media/set/?set=oa.864896696861498&type=1

 

Y aquí el recorrido en wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=7827543

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s