19/7 y 2/8. Dos Beliches para nuev@s y veteran@s

Desde la odisea del 16 de Abril no volvíamos a pisar el asfalto del Beliche. En este tiempo nuevas caras se han incorporado a esta historia común del plomillazo y de igual forma, existían algunas veteranas del grupo que nunca había realizado este peculiar recorrido. La mente del jefe necesitaba un respiro pues tras más de 130 caminatas ya cuesta diseñar rutas originales como todas las que hemos realizado. Ya sabéis que nunca hacemos dos recorridos iguales aunque hay una EXCEPCIÓN y esa se llama: Beliche. Una caminata de 20,2 kilómetros, toda por carretera, circunvalando el embalse del mismo nombre.

El 19 de Julio para limpiar del carmen

Plomilleros del IX Beliche.
Plomilleros del IX Beliche.

Unos 10 plomilleros nos dimos cita ese día en la explanada del embalse del Beliche para afrontar nuestro noveno intento. Se estrenaban Delia, Rafa y José Manuel (el vástago de Negramel). La segunda quincena de julio se caracterizó por un tiempo bastante inestable con bastantes nubes, viento, frío e incluso lluvia. Ese día había hasta frescote que dejó de ser un problema en cuanto cogimos ritmo. Empezamos a andar siendo las 20:15 horas y como una premonición el jefe entregó las llaves de su coche a Pedro Garcés en previsión de que siendo el primero que terminara la ruta pudiera refugiarse en el vehículo y tomar las bebidas que había dentro mientras esperaba al resto. Y así fue, ya desde un principio Pedro y Juanlu tomaron la delantera y cuando no llevábamos ni tres kilómetros recorridos ya no se le veía ni de lejos. Pedro y Juanlu hicieron su propia ruta llegando al final del recorrido UNA HORA antes que los demás, así que allí se quedaron esperando resguardados del fuerte viento dentro de los dos coches mientras el resto de caminantes terminábamos el circuito del Beliche.

LLegamos al km. 8 donde empieza la bajda al beliche y la subida a la cuesta de la marruza.
LLegamos al km. 8 donde empieza la bajada al Beliche y la subida a la cuesta de la marruza.

Esa diferencia de tiempo también se debió a que mientras que estos dos galgos hicieron la ruta sin parar, los demás paramos en el kilómetro 11, en el porche de la asociación de cazadores de Corte do Gago para comer algo y sobre todo beber tras subir la “cuesta de la Marruza” (así bautizada por Delia). Pasados unos minutos de la medianoche el grupo se volvía a juntar en la presa del Beliche.  Sacamos las bebidas de la cuba y empezamos a comentar cómo nos habíamos sentido tras esos 20 kilómetros de carretera alrededor del embalse. Juanlu comentó que se había sentido genial, que forzaba el ritmo en las bajadas y descansaba en las cuestas, todo lo contrario que  Pedro que estaba contento aunque insatisfecho con su marca porque, aun siendo muy buena, no era la que esperaba. Delia, que se estrenaba ese día, confesó que le había encantado el recorrido y que lo volvería a repetir. Rafa comentó que se había doblado un tobillo en una grieta en el asfalto a la salida de Alcarías Grandes y que estuvo lastrado el resto de la caminata. En fin, no echamos mucho tiempo de tertulia tras la caminata porque el tiempo era muy desagradable y además habían dos plomilleros que llevaban esperando al resto una hora. Así que antes de las 1 de la madrugada ya estábamos camino de vuelta a Isla Cristina. Ahh!! en cuatro horas andando por carretera solo nos cruzamos con 8 coches.

 2 de Agosto, un Beliche para la jefa

Son las 8 y media del 2 de agosto, comenzamos el X Beliche.
Son las 8 y media del 2 de agosto, comenzamos el X Beliche.

Por primera vez en más de un año, una semana se quedaba sin su ruta plomillera, diversos contratiempos se le acumularon al jefe impidiéndole cumplir con el reto personal de una caminata semanal. El principal motivo fue que Emi, “la jefa” estaba en un momento de desborde tras el nacimiento de su tercera hija. Ya sabéis, no hay mucho más que contar. Por eso, cuando todo se calmó ,el jefe propuso repetir el circuito del Beliche como detalle con Emi, que siendo la más veterana del plomillazo, aún no había podido realizar ese recorrido y llevaba mucho tiempo rabiando por hacerlo.

A la décima va la vencida. Emi ya tiene su Beliche.
A la décima va la vencida. Emi ya tiene su Beliche.

Pero no solo era Emi quien se estrenaba en el Beliche sino que también fue el bautizo de Aurelio en este singular recorrido integramente por carretera. Empezamos a las 8 y media de la tarde, la temperatura a esa hora era más que agradable aunque como siempre los primeros 3 kilómetros hasta enlazar con el cruce de Sentinela/Alta Mora se hace bastante duro pues es una pesada subida con algun descanso que otro pero que hace mella tan temprano.

La carretera es nuestra.
La carretera es nuestra.

A diferencia de otras ocasiones el grupo iba muy unido, también regresaban Pepi y Jenaro con su perrita Cloe y como hecho sorprendente se produjo el acontecimiento de ver a Pedro Garcés ¡¡al final del grupo!! No es normal en un galdo de tal categoría, pero es que ese día era para difrutarlo. Sabemos que si viene Delia no falta nunca conversación y así nos hicimos casi toda la etapa, juntos y disfrutando de las distintas fases del camino.

Es una experiencia distinta.
Es una experiencia distinta.

El cruce del ecuador de la ruta se produce en el puente del Beliche cuando tras una dura bajada se empieza a subir la “cuesta de la marruza” que termina en Corte do Gago donde, esta vez sí, todos nos reagrupamos y dimos cuenta de nuestros bocadillos. Emi llegó de las primeras pero tampoco hubo grandes distancias con el último, solo unos 4 minutos de diferencia. Así que con la noche ya encima, en el porche de la asociación de cazadores, comimos, bebimos, evacuamos y tras 15 minutos de descanso reiniciamos la marcha.

Fotito nocturna en Alcarías Grandes
Fotito nocturna en Alcarías Grandes

Tras tres kilómetros cómodo trote entrábamos en Alcarías Grandes, la atravesábamos y seguíamos hasta Tanoeiro, dos kilómetros más allá tras superar una pequeña cuesta y un fuerte descenso. La ausencia de tráfico en esas carreteras perdidas de dios hace que nos podamos concentrar en ver las estrellas. Tanoeiro es la aldea donde normalmente se suele hacer un descansito antes de afrontar la dura subida a Cerro do Enho y los tres últimos kilómetros pero esta vez íbamos tan distraídos con la charla que ni paramos y así nos dimos de bruces con esa última dificultad del día que cada uno subió como pudo. Es un kilómetro a una pendiente media del 10% que Aurelio convirtió en un verdadero thriller con su continua tos como banda sonora, pero tiró muy bien, igual que los demás aunque en esta ocasión fueron Ildefonso y el jefe quienes mostraron verdaderos signos de cansancio, más de lo normal para una ruta que no se había hecho a un ritmo especialmente fuerte, ambos se quejaban de dolores en los gemelos y pies. Cada uno tiene su día.

Pitisquito para terminar la caminata.
Pitisquito para terminar la caminata.

El final del recorrido se hace entre ladridos de perros y con las luces de la “casita de Vodafone” al fondo por la que pasamos (y que últimamente está muy concurrida) antes de aterrizar en la explanada del Beliche de donde partimos. La caminata terminó en torno a las 12 y media de la noche, por lo cual habíamos invertido poco más de 4 horas (descansos incluidos) en realizarla. En los coches nos esperaban las bebidas en hielo y la aportación especial de la jefa con unas tortillas y un revuelto que había copiado de un programa de Arguiñano…¡¡la alta cocina llega al plomillazo!! Comer, beber, hablar, relajarse y a las 1 de la madrugada montábamos en los coches para volver a Isla Cristina. Tuvo que esperar 10 ocasiones pero la jefa ya tiene su Beliche, que sean más.

Más fotos:  https://www.facebook.com/media/set/?set=oa.835428019808366&type=1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s