Eurovision Imposible. 10/05/14

grupo eurovision El leitmotiv de la caminata preparada para el 10 de Mayo del 2014 fue reunirnos para ver en Portugal la actuación de la representante española en el festival de Eurovisión y ya, aprovechando la ocasión, regresar al bar de Alta Mora donde fueran espléndidamente atendidos semanas atrás un grupo de plomiller@s extraviados durante su vuelta al Beliche.

Pinchando en la foto puedes ver el video de Juanlu Macias sobre le descenso del barranco.
Pinchando en la foto puedes ver el video de Juanlu Macias con el descenso del barranco.

Tras media hora de trayecto por una sinuosa carretera siendo las 7 de la tarde llegamos a Alta Mora. El jefe se dirigió al bar y saludó a su dueño, le informó que en tres horas estaríamos de vuelta para organizar un pitisco de unas 25 personas, que traeríamos nuestra comida y consumiríamos las bebidas de su establecimiento. La familia que rige el local no puso ninguna objeción aprestándose a rellenar de Sagres sus neveras. Nos tienen calados.

Como si fuera una premonición el jefe se enzarzó con uno de los clientes del bar discutiendo quien de los dos conocía mejor los innumerables carriles de la zona. “Yo me he criado aquí, conozco los caminos como la palma de mi mano”, decía el vecino en un forzado castellano, “yo los conozco mejor que tú” le respondía el Jefe en un lamentable portugués.

Y basta que para que...

Tras la protocolaria foto de salida, arrancamos a andar siendo las 7 y 10 de la tarde, teníamos por delante una ruta de media distancia por una zona bastante transitada por los del plomillazo y justamente cuando cumplíamos el primer kilómetro, tras coger solo dos desvíos nos detuvimos bruscamente en lo alto de una loma. “¡¡El camino acaba aquí!!” gritaron los de delante al jefe que avanzaba al final del grupo. Efectivamente, no había más camino, frente a nosotros se desplegaba la inclinada ladera de una montaña inundada de zarzas, jaras secas y todo tipo de arbustos. No llevábamos ni un kilómetro recorrido y ya nos habíamos perdido, la maldición del portugués se había hecho realidad en menos de 15 minutos. Algun@s sugirieron retroceder y dar con el camino correcto pero tenemos grabado a fuego el lema de “ni un paso atrás” por lo que los más intrépidos del grupo se lanzaron a investigar la posibilidad de bajar con éxito la montaña para llegar hasta el río que aparecía al fondo del valle y que era nuestra referencia.

Bajando entre espinos y jaras
Bajando entre espinos y jaras

Paco Botello, Manolo Morgado y un intrépido Aurelio Bielsa se lanzaron loma abajo buscando los posibles pasos y verificando si era posible alcanzar el fondo del barranco pasando al otro lado. Desde lejos nos llegaban sus orientaciones; “¡¡es muy complicado!!”, “¡¡al final es muy dificil pasar el barranco!!, sin atender a sus recomendaciones cuando vimos que algunos de ellos alcanzaban la ladera opuesta  empezamos a descender intentando seguir sus pasos.

El descenso fue muy complicado, el terreno estaba muy seco lo que hacía que la gravilla estuviera suelta y los espinos se nos clavaban por todos lados. Hubo unos cuantos patinazos y situaciones complicadas, pero poco a poco formando una cadena humana todos llegamos al fondo del barranco ocupado por el cauce seco de lo que fuera un riachuelo.

Tras las laderas tocaba vadear el rio beliche.
Tras las laderas tocaba vadear el rio beliche.

Una vez abajo tocaba remontar y caminar a media montaña buscando el rio Beliche que era el punto al que debíamos llegar para, según el jefe, volver a  estar en el camino correcto. Seguimos atravesando jaras, inventando senderos donde no los había hasta que llegamos al rio que llevaba el agua suficiente como para no poderlo atravesar sin resbalar como consecuencia de los líquenes pegados a las piedras de pizarra, pero una vez más, dándonos la mano unos a otros cruzamos sin mayores incidencias.

Ya al otro lado intentamos franquear la empalizada de cañas que acompañaba el cauce del rio, a 100 metros de distancia se abría un paso por el que entramos en unos huertos por los que avanzamos diseminados, un tanto zombies porque en realidad no sabíamos en qué punto de la ruta nos encontrábamos. Estábamos en el rio, sí, pero ¿en qué parte del rio? Llevábamos una hora de camino y solo habíamos recorrido dos kilómetros, Paco Botello pidió un descanso para que el grupo pudiera reponerse de tanta tensión.

El grupo se relaja tras dos kilómetros de intensas emociones.
El grupo se relaja tras dos kilómetros de intensas emociones.

El grupo paró donde una charca invitaba a mojarse, mientras el jefe marchó en busca del camino de regreso a Alta Mora, a esas alturas ya se había dado cuenta de que estaba muy lejos de donde creía, había que olvidarse de la ruta inicial  y era necesario reconfigurar otra que nos permitiera volver lo antes posible.

Marchó con Ildefonso que sirvió de correo para comunicar al grupo que al fin sabíamos dónde estábamos y cómo salir de aquel atolladero.

Las señales del PR7 nos indicaron al camino de vuelta a Alta Mora
Las señales del PR7 nos indicaron al camino de vuelta a Alta Mora

Levantamos el campamento del río y tras Ilde marchamos hasta dar con el jefe que con cara de alivio permanecía junto a una roca que tenía marcada las rayas amarillas y rojas que indican la existencia de una ruta señalizada, en este caso el PR7 con principio y final en Alta Mora, la aldea de donde habíamos salido.

Ahora solo tocaba una dura ascensión de un kilómetro de longitud que nos hizo sudar de lo lindo. Parecía no acabar nunca la cuesta, parábamos cada dos por tres para coger aliento, esperar a los más rezagados y aprovechábamos para deleitarnos con el paisaje de los montes circundantes con el océano atlantico como horizonte. Desde allí veímos la línea de poblaciones que forman Isla Cristina, Ayamonte, Castro Marim y Vila Real.

Llegada a Cruz de Alta Mora, en el km 5 para lo que necesitamos de 2 horas.
Llegada a Cruz de Alta Mora, en el km 5 para lo que necesitamos de 2 horas.

La dura cuesta terminaba en una bifurcación que hacia la derecha nos devolvía a nuestro punto de salida a menos de 1 kilómetro por lo que decidimos hacer un poco más de recorrido con la tranquilidad de saber por dónde estábamos y de que Alta Mora estaba ya a tiro de piedra.

Por un carril avanzamos hasta dar con la carretera donde está la rotonda de Cruz de Alta Mora, en la marquesina de su parada de autobús nos hicimos una segunda foto de grupo y ya tras unos 300 metros carretera arriba dimos con un carril inédito que en línea recta nos conducía al pueblo de salida donde nuestro coches nos esperaban.

Tras dos horas y media de caminata y solo 6 kilómetros de recorrido llegamos a Alta Mora.
Tras dos horas y media de caminata y solo 6 kilómetros de recorrido llegamos a Alta Mora.

Bajando primero entre huertos y subiendo algún tramo de campo a través dimos con la pista transitable que en tras un último esfuerzo nos permite ver las casitas de Alta Mora con su bar/albergue en primer plano.

Allí llegamos cuando quedaban los últimos rayos de sol, siendo las 9 y media de la noche.

Pitisco Eurovisivo.
Pitisco Eurovisivo.

Pitisco eurovisivo

Al entrar en el bar vimos como sus dueños nos habían preparado en el porche una larga mesa con su mantel y todo. Habíamos regresado una hora antes de lo convenido y nos habíamos adelantado incluso a la llegada del comando de catering compuesto por Emi, Auxi, Cristo y Ruth que debían traernos todos platos preparados a tal efecto.

Cuando al rato llegaron ya íbamos por la segunda cerveza y el festival de eurovisión había comenzado. La vacía mesa se colmó con todo tipo de comida, nos hartamos, fue imposible acabar con todo, ni siquiera ofreciendo a los clientes del bar.

La noche avanzó como esperaba, España cantó, seguimos comiendo y cuando no podíamos más, ayudamos a recoger la mesa y nos pusimos en marcha de vuelta a Isla Cristina.

Nunca ruta tan corta nos brindó tantas emociones… y calorías.

*********************************************************************************

Fotos de Paco Botello:  https://www.facebook.com/media/set/?set=oa.786213731396462&type=1
Fotos de Antonio Cárdenas:  https://www.facebook.com/media/set/?set=oa.786510194700149&type=1
Video de Juan Luis Macías:  https://www.facebook.com/photo.php?v=10204078739035751&set=o.483607408323764&type=2&theater

Y aquí, la ruta prevista (naranja) y la finalmente realizada (la azul)

precist ay real

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s