9/3/14. Piñata de cuestas y paella climentina.

1922438_607883225955265_523189768_n

“Domingo piñata y al carajo el carnaval”, concluye el popular estribillo y no le falta razón, después de cuatro fines de semanas de precarnaval, concurso y carnaval, ya la gente tenía ganas de recuperar hábitos saludables y huir de todos los compromisos a los que nos ata, paradójicamente, la “fiesta de la libertad”.

Varios ingredientes hacían de la jornada un día un tanto especial; estrenábamos camiseta del plomillazo por lo que experimentamos la nueva imagen de ver una mancha verde por esos campos que surcamos, ahora somos identificables. Además, sin previo aviso, el jefe modificó la ruta programada por otra de igual longitud pero de mucha mayor  dureza que haríamos con un punto adicional de tensión pues caminaríamos en vilo por si Emi se ponía de parto y el jefe tenía que salir corriendo al hospital. Otro elemento novedoso por el que nuestra ruta será recordada fue que Alfonso Neto tuvo a bien invitarnos a degustar una genuina paella valenciana preparada por todo un maestro en estas lides, Don José Climent.

Salida por las callejuelas de Tenencia.
Salida por las callejuelas de Tenencia.

Habíamos quedado a las 9 y media  y a medida que aparecíamos por la cafetería de DAMAS, la eficiente Carmen Reina iba repartiendo las camisetas de cada uno. Tras 15 minutos de cortesía con fotito de grupo  incluida nos pusimos en marcha dirección a Tenencia, desde donde comenzaríamos nuestra ruta. En total éramos 25 plomilleros.

Sobre las 10 y media llegamos al pueblecito. Mientras la gente preparaba sus mochilas y bastones, el jefe se acercó a hablar con el dueño del bar de Tenencia, Simao, para informarle de que tuviera cervezas frescas preparadas para cuando volviéramos además de pedirle que nos permitiera hacer la paella en su local. Simao, dijo que sí aunque su cara reflajó no estar muy convencido. Foto de grupo y siendo las 11 menos cuarto echamos a andar.

LLegada al paso de la "gran roca"
LLegada al paso de la “gran roca”

Los tres primeros kilómetros discurrieron por un ancho carril que en progresivo descenso nos llevó hasta el impresionante cauce del Foupana por el paso que nosotros denominamos “de la gran roca”.

Tras vadear el rio, el cañaveral se convierte en un laberinto.
Tras vadear el rio, el cañaveral se convierte en un laberinto.

Se trata de un tramo donde una gran roca de pizarra aflora enmedio del río y sirve para atravesarlo de una orilla a otra. No obstante, hubo que descalzarse o arriesgarse a saltar por un riachuelo que llevaba bastante agua.

Cada uno lo cruzó a su manera teniendo cuidado con lo resbaladizo de los cantos rodados del lecho.

Una vez pasamos el río nos vimos envueltos en un gran cañaveral del que había que salir como si de un laberinto se tratase. Caminamos buscando la salida hasta que vimos que entre tantas cañas afloraba una especie de pasillo que nos sacaba del rio adentrándonos unos huertos familiares.

Camino de subida a Corte das Donas
Camino de subida a Corte das Donas

Una vez allí se trataba de encontrar un sendero que nos pusiera en dirección a Corte das Donas. Rápidamente lo encontramos comenzando así 4 kilómetros de constante subida primero por tierra y más tarde por una estrecha carretera muerta al tránsito (otro día os contaremos su curiosa historia).

De esta forma, en continua ascensión llegamos a Corte das Donas, punto más alto de nuestra ruta. Dejamos a un lado esta aldea y aceleramos el ritmo para llegar lo antes posible al siguiente pueblo, Guerreiros do Rio, donde nos esperaban l@s plomiller@s del pitisco.  Aprovechando que los tres kilómetros que restaban eran cuesta abajo incrementamos el ritmo para cumplir con el horario previsto.

La novata de la semana fue Bella Martín que se bautizó en el lavadero de Guerreiros.
La novata de la semana fue Bella Martín que se bautizó en el lavadero de Guerreiros.

Pasamos de la carretera a un carril de tierra que tras una fuerte pendiente descendiente nos dejó en un precioso sendero alfombrado de margaritas, flanqueado por muros de pizarra y surcado por hermosas serpientes.

Como antesala del pueblo, aparece su antiguo lavadero donde bautizamos a la novata de la semana, Bella Marín Barroso, que a pesar de su reciente lesión de rodilla hizo la ruta sin ningún tipo de problemas.

Con división dentro del grupo entramos en Guerreiros do Rio por una acceso no transitado antes lo que nos supuso la grata sorpresa de encontrarnos con un nuevo bar del que desconocíamos su existencia.

Localizado nuevo bar en Guerreiros y parece que está bien surtido.
Localizado nuevo bar en Guerreiros y parece que está bien surtido.

Siendo las 1 y 10 de la tarde, con diez minutos de retraso llegamos al punto intermedio de la ruta, el chiringuito de Guerreiros, donde nos esperaban el comando paellero, Alfonso Neto, Veronik, José Climent y Antonio Mirabent con Mari Carmen que se unieron a la fiesta.

Reencuentro en el chiringuito de Guerreiros. Una paradita a mitad de camino.
Reencuentro en el chiringuito de Guerreiros. Una paradita a mitad de camino.

Compartimos cervezas y refrescos, charlamos un rato y picamos algo de comida antes de reanudar la marcha.

Nos despedimos del “comando paella” que en sus coches marcharon a Tenencia para preparar el almuerzo. A nosotros nos quedaban aún 8 kilómetros.

Los dos primeros kilómetros fueron muy sencillos, lo ideal para calentar tras el parón del chiringuito. Transitamos por una lisa carretera junto al Guadiana. Tras dejar a un lado el pueblecito de Alamo llegamos a un puentecito donde el jefe mandó parar para reagruparnos a fin de empezar juntos un sector por el que unos pocos habíamos pasado solo una vez y de noche, más de seis meses atrás.

Un poco de campo a través para enlazar con los caminos más cortos.
Un poco de campo a través para enlazar con los caminos más cortos.

Empezamos a caminar por un senderito rodeado de árboles y de pronto una gran cuesta apareció ante nosotros. A las 2 de la tarde el sol ya apretaba de lo lindo lo que hizo que esta rampa se convirtiera en el primer suplicio de las tres que nos quedaban hasta el final.

Nos volvimos a reagrupar en lo alto de la colina y mientras bebíamos agua y charlábamos alegremente sonó el teléfono del jefe y se hizo un silencio expectante. Todos pensamos que sería Emi informándole de que se había puesto de parto pero no, no era eso, menos mal, suspiramos aliviados. Era Mari Carmen que desde Tenencia nos llamaba para decirnos que el dueño del bar no daba permiso para hacer la paella dentro del local por lo que se desplazarían al merendero de la Casa del Guarda (muy cerquita de allí) para hacer la paella en aquel sitio. Allí quedamos citados entonces.

Continuamos la marcha atentos a un desvío desde el que teníamos que enlazar con otro carril haciendo un poco de campo a través. Lo encontramos y empezamos a descender por una escarpada colina hasta llegar a riachuelo que cruzamos por unos cañaverales que nos abren el paso. Tras subir una rampita ya estábamos en el camino que nos llevaría de vuelta a Tenencia. Solo restaban 4 kilómetros.

Cuando sólo queda un kilometro para entrar en Tenencia todo se complica.
Cuando sólo queda un kilometro para entrar en Tenencia todo se complica.

Seguimos el carril subiendo otro suplicio de un kilómetro hasta que llegamos al cruce los 4 caminos que es nuestra última referencia antes de llegar a Tenencia. Desde ahí solo quedan dos kilómetros y medio con la referencia del pueblo al fondo y el valle del Foupana a nuestra derecha. Cuando solo resta el último kilómetro antes de dar con nuestros coches aparecen las dos últimas dificultades del día; el paso de los pilones y la cuesta de Tenencia.

La última prueba del día; la cuesta de Tenencia.
La última prueba del día; la cuesta de Tenencia.

Resulta que antes de llegar al pueblo debemos volver a vadear el rio Foupana que, dependiendo de las lluvias, lleva más o menos agua. En esta ocasión tuvimos que cruzarlo por encima de los pilones cilíndricos que están puestos a tal efecto. No es fácil porque el ruido de la cascada de agua y el talud que hay a la izquierda produce cierto vértigo y miedo a resbalar. Lo mejor es pasarlo sin pensar y con un ritmo sostenido. Y así lo hicimos tod@s, sin el menor incidente a pesar de que algunos graciosos quisieron añadir dificultad tirando piedras al agua para salpicar a los que iban cruzando el paso.

Misión cumplida, ya solo quedaba subir la cuesta de Tenencia. Una rampa que se divide en dos tramos, uno de 200 metros por un camino de tierra sin mucha pendiente y un segundo de medio kilómetro por una pista alquitranada con pendiente media del 18% y algunos puntos del 24%.

Ya llevábamos 17 kilómetros en el cuerpo cuando afrontamos esta última exigencia. Las fuerzas ya estaban al límite de much@s pero al final tod@s lo superaron.

Paellada en la Casa del Guarda.
Paellada en la Casa del Guarda.

Poco a poco la calle central de Tenencia se fue llenando de plomiller@s que hacían sus estiramentos o simplemente cogían aire tras el último esfuerzo. Eran más de las tres y media de la tarde y tocaba ya la recompensa, la paella. Montamos en nuestros coches y nos desplazamos hasta el merendero de la Casa del Guarda, a unos escasos 4 kilómetros de Tenencia, en el camino de vuelta a Isla Cristina.

Allí ya estaba casi lista una espectacular paella valenciana que Climent nos enseñó a hacer. Éramos 30 y comimos por 50, sobrando arroz que algunos se llevaron a sus casas en fiambreras.

Con un euro que habíamos puesto cada uno al inicio de la caminata se había comprado cervezas, refrescos y vino que llevaban horas metidos en hielo. Echamos una tarde maravillosa, todo lo que se cuente es poco.

Siendo casi las 6 de la tarde estábamos entrando en Isla Cristina. Lo dicho, “Domingo Piñata y al carajo el carnaval”.

IMG-20140310-WA0019IMG-20140310-WA0024IMG-20140310-WA0030

Recursos:

Álbum de fotos de Paco Botello:

https://www.facebook.com/media/set/?set=oa.752349261449576&type=1

De Juanlu Macías:

https://www.facebook.com/media/set/?set=oa.751474774870358&type=1

y de Antonio Cárdenas:

https://www.facebook.com/media/set/?set=oa.751727031511799&type=1

Nuestra ruta en wikiloc:

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=6311248

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s