14 kilómetros para estrenar el 2014

12 de Enero de 2014. 46 plomilleros en ruta. record de participación batiendo los 44 de justo un año antes.
12 de Enero de 2014. 46 plomilleros en ruta. record de participación batiendo los 44 de justo un año antes.

Barruntábamos que el récord de participación se podía batir. La fuerte actividad registrada en el blog, las confirmaciones de asistencia y la cantidad de personas que se nos acercaban para informarse de nuestras rutas nos hacían presagiar que superaríamos el listón de los 44 participantes que registramos justo un año antes, el 13 de enero de 2013. Son los propósitos de primeros de año los que hacen que más personas prueben de nuestra experiencia ya sea por romper la rutina o simplemente es el sentimiento de culpa por los kilos ganados durante las navidades.

1596980_582196868523901_809919964_o
Salida de Odeleite por la “avenida de la escalera”.

Y el récord se batió a pesar de que el tiempo echó para atrás a much@s indecis@s. Durante la noche había llovido y la manaña se levantó con una espesa niebla que no se despejó hasta bien pasado el mediodia. A pesar de todo, ya advertimos en nuestro facebook que no iba a llover, como así fue, es más, disfrutamos de una envidiable temperatura para caminar y casi nada de viento. Día perfecto para tirar millas.

Quedada en el Balandro y salida hasta Odeleite.

Desde las 9 de la mañana empezaron a ir llegando plomille@s al Balandro, donde nuestro amigo Juan nos tenía preparado los churros. Muchas caras nuevas, muchas caras conocidas y gente son la sonrisa en la cara por lo diferente del momento. Lo hemos contado muchas veces pero es que es muy curioso como se formas este grupo informal donde lo que prima son las ganas de pasarlo bien cada uno a su manera. Fueron 46 personas que en realidad son 46 historias distintas unidas en el mismo camino.

Siendo casi las 10 de la mañana nos repartimos en los coches y tiramos para Odeleite donde llegamos tras media hora de camino. Desembarcamos de los vehículos nos pertrecharnos con nuestras mochilas y nos dirigimos frente al cementerio donde nos hicimos la protocolaria foto de grupo antes de dar la salida oficial a la caminata, eran las 10:45.

Última rampita de la "Cuesta de la Juani"
Última rampita de la “Cuesta de la Juani”

Camino de Odeleite hasta la ribera del Guadiana.

Salimos de Odeleite bajando por sus famosas escaleritas que nos conducen desde el cementerio hasta su casa-museo y desde allí tras callejear un poco dimos con el puente de salida de la localidad donde todos posamos antes de empezar los caminos de tierra.

La caminata empezaba con la primera de las dos grandes cuestas de la jornada, cuando no llevábamos ni kilómetro y medio empezamos a subir una fuerte pendiente que hizo estirarse al grupo. Empezaron los primeros resoplidos e insultos. Cuando la rampa parecía superada de repente aparece un tramito de 1o0 metros que se empina hasta llegar a la aldeita de Fonte do Penedo. Allí nos reagrupamos mientras recuperábamos el aliento a la par que nos quitábamos sudaderas y ropa de más.

Sin demora, que se enfriaba el sudor, continuamos nuestro trayecto acompañados por las indicaciones del PR4 que pasa por allí y que seguimos hasta llegar a un ancho carril transitable. En este punto tiramos hacia la derecha para iniciar un largo camino descendente hasta que el rio Guadiana aparece majestuoso frente a nuestros ojos.

Un poquito de "ribera a través"
Un poquito de “ribera a través”

Camino del Guadiana hasta Alcarías

Llegamos a la vera del Guadiana y torcimos dirección norte para ir río arriba caminando junto a su ribera. Existe un sendero bastante bueno que lo acompaña y que solo abandonamos para hacer un poco de campo a través cruzando huertos de vides y pequeños campos manchados de margaritas. El grupo se descompuso en muchos grupitos, cada uno avanzaba a su modo y ritmo disfrutando de la charla y el paisaje. Fueron 3 kilómetros de disfrute hasta que los veteranos del plomillazo ordenaron parar.

Foto de l@s novat@s antes de salir de Alcaria
Foto de l@s novat@s antes de salir de Alcaria

Nos informaron de que a partir de ese punto abandonábamos el rio y  comenzaba una larga subida de 2 kilómetros hasta llegar a Alcarías donde descansaríamos en su bar.

En fila india empezamos a subir la cuesta. Primero por una zigzagueante rampa desde la que se podía ver las preciosas vistas del río con Foz de Odeleite al fondo. Una vez en lo alto seguimos un sendero con tendencia a subir a base de cuestas arribas-cuestas abajo. Cuando ya el cansancio hacía mella, tras subir un último repecho alcanzamos una carretera y junto a ella estaba el Restaurante Alberto´s, nuestro oasis.

El bar se llenó de 46 plomilleros ansiosos por pedir una Sagres o un refresco. Eran las 1 de la tarde y en la terraza del bar nos acomodamos para tomar nuestros bocatas. Tras media hora de descanso, juego de bolitas y risas, volvimos a cargar las mochilas e iniciamos el último tramo de vuelta a Odeleite.

Repechito de propina.
Repechito de propina.

De Alcarías a Odeleite con cortafuego incluido.

Salimos de Alcarías con las pilas puestas. Iniciábamos el camino de vuelta a Odeleite. Existen muchos atajos y senderos para hacerlo, desde el más corto y cómodo de 2 kilómetros hasta el que hicimos, de 4 kilómetros y con “sorpresas”.

Tras abandonar las calles de Alcarías seguimos cuesta abajo por un sendero que nos llevó al cauce de un riachuelo a partir del cual empezaba una dura rampa que se anunció como la “última del día”. Falso.

Rampas, jaras y cortafuegos.
Rampas, jaras y cortafuegos.

Tras subirla empezamos a caminar por un sendero que no era más que un surco flanqueado de jaras. Envueltos entre ellas fuimos caminando en fila india hasta que el trazo desapareció dando lugar a un cortafuegos que en una pendiente de más de 25% nos llevaba hasta el camino transitable de vuelta a Odeleite.

Con el máximo de los cuidados fuimos bajando poco a poco apoyándonos unos en otros con la ayuda siempre dispuesta de los veteranos del grupo. Había mucha gravilla y la humedad del ambiente hacía especialmente resbaladizo el irregular firme.

Una vez todos abajo enfilamos el último kilometro hasta Odeleite caminando junto al rio que da nombre a esta localidad y que no es más que un afluente del Guadiana.

En pocos minutos ya estábamos en la entrada de Odeleite, junto a su bomba de agua. Tocaba ahora el último esfuerzo, el que ya no se puede decir no, los coches estaban en lo alto de este pueblo y junto a ellos estaba el bar en cuya carpa íbamos a almorzar. Subir las calles de esta localidad es un verdadero calvario sobre todo su última rampa que se hace interminable, eso sí, la recompensa es inmediata pues esta junto al bar.

DSC_0142Y así terminó la historia. Todos en la carpa del bar dando cuenta de nuestras viandas y haciéndole  el negocio al propietario del establecimiento quien ya tenía las Sagres preparadas. A partir de  ahí todos fueron tomando su camino, y despidiéndonos sin muchos protocolos. Hasta otra amigos.

Recursos:

Puedes ver el recorrido en este enlace de wikiloc:http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=5944728

Más fotos aquí:

https://www.facebook.com/media/set/?set=oa.722519114432591&type=1

https://www.facebook.com/media/set/?set=oa.724918627525973&type=1

https://www.facebook.com/media/set/?set=oa.722478794436623&type=1

Y un magnífico video editado por Alfonso Neto y donde recoge el buen rollo que imperó en esta caminata…como en todas…bueno, en casi todas si no hay escopetazos.

https://www.facebook.com/photo.php?v=10202859587561792&set=o.483607408323764&type=2&theater

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s